Por qué deberías tener SISU

Un maltrato evidente

Hacía solo tres meses. Un familiar con una enfermedad degenerativa se encontraba confinado en su domicilio. Había perdido mucho peso. Su aspecto era descuidado. Y se desconcertaba con facilidad. Las personas que lo “cuidaban” giraban el dedo índice en la sien cuando se quejaba del trato que sufría.

Los cuidadores se enfadaban conmigo cuando cuestionaba su comportamiento. Presentí que la única solución tendría que llegar de un juzgado. Pero no iba a ser fácil obtener una prueba de mal trato psicológico. No querían testigos. Y tenían amistades en departamentos de asuntos sociales y la judicatura.

La cosa pintaba mal. Me sentía como si me hubiesen tirado a la arena de un circo romano con un tirachinas como única arma. Algo parecido les ocurrió a los finlandeses en la segunda guerra mundial.

El tirachinas finlandés.

En 1939 medio millón de soldados soviéticos cruzaron la frontera de Finlandia. Los escoltaban 6.000 tanques y 4.000 aviones. Por contra los fineses solo tenían una tercera parte de los soldados  y disponían de 32 tanques y 114 aviones. Era una guerra aparentemente perdida. Un suicidio. Pero contaban con un arma secreta. Una que no figuraba en las mesas de los generales soviéticos.

La guerra de invierno

El invierno de 1939 fue brutal para los soldados. Con temperaturas por debajo de los 40 grados bajo cero. Ambos ejércitos estaban acostumbrados a luchar en condiciones gélidas. Pero la determinación de los soldados fineses añadió el peso que necesitaba su platillo de la balanza. Con 6 meses de absoluta oscuridad, los soviéticos fueron sometidos a una guerra de guerrillas implacable. Los fineses lucharon con arrojo y tenacidad. Pelearon con sisu.

Sisu

Sisu es un concepto arraigado en el pueblo finlandés desde hace siglos. Significa no dejarse acobardar. Enfrentarse con determinación a una adversidad formidable.

No importa el resultado. Lo que cuenta es el compromiso para enfrentarnos a aquello que no debemos permitir.

Y el chico ganó

Una de las estrategias de los finlandeses era infiltrar a dos soldados con metralletas en medio del enemigo. Cuando llegaban a su posición abrían fuego en sentidos opuestos. Luego se retiraban dejando al enemigo disparándose unos a otros en medio de la oscuridad. Esta y otras estratagemas hicieron que los soviéticos abandonasen Finlandia. Tan solo cinco meses después de invadirla. Dejando 323.000 cadáveres.

Cortando las líneas de suministro

Con respecto a mi familiar, conseguí sacar algunos días al enfermo de su confinamiento. Hicimos gestiones para cerrar el grifo económico. Esto fue determinante. Si no había dinero, no había interés en cuidarlo. Y lo abandonaron.

La situación es ahora diferente. El enfermo está bien atendido y no está sometido a la presión psicológica de sus antiguos acompañantes.

Una pequeña batalla

Los cuidadores interpusieron una demanda de incapacitación contra mi familiar. Intentan recuperar su custodia para poder controlar el dinero.  Pero la juez desestimó la pretensión de custodia provisional.

Fue una pequeña victoria. Aunque todavía queda el juicio definitivo. Desconozco si conseguiremos ganar. Solo sé que la única guerra que podemos dar por perdida es la que no libramos.

Sea cual sea el resultado, cuando mire hacia atrás quiero tener la conciencia de haber empleado bien todas las armas disponibles. La satisfacción de haber tenido Sisu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *